28 marzo 2006

Querer ganar dinero, una ambición que no sirve


En El Mercurio del día domingo 26-3-06, aparece el artículo Los ambiciosos salen del clóset, donde analiza los pro y contra de la ambición. Del artículo me llamó poderosamente la fuerza del siguiente párrafo:
un estudio de la escuela de negocios de la Universidad de Harvard que consultó qué harían con sus vidas a 1.500 estudiantes que concluían un MBA: el 83% respondió "ganar dinero" y el 17% restante que se dedicaría a algo que le diera "satisfacción y realización personal".

Veinte años después, 101 de los encuestados habían llegado a ser millonarios. La sorpresa es que cien de ellos pertenecían al 17% que no tenía como objetivo principal en su vida ganar dinero.

El artículo también indica que la ambición también se aprende, y que para ello se requiere ir contra el sentido común imperante de lo que entendemos por ambición.

La fuerza de la encuesta valida la tesis de muchos post en que hemos centrado la necesidad de soltar la mirada en los resultados, un enfoque de corto plazo, y enfatizar la necesidad de centrarse en el hacer, los procesos, y en el Ser y su potencial para aprender en campos que no parecen obvios,
como la habilidad de escuchar, el conocernos a nosotros mismos,

Como hemos conversado en nuestra comunidad de aprendizaje sobre diseño de carrera, la carrera surge de la ambición de querer servir a otros a satisfacer sus inquietudes.

La ambición de desarrollar mis habilidades para ser útil a otros parece ser un buen camino para tener el éxito que queremos tener. La mejor forma de tener es Ser,
como se muestra en el diagrama que uso en muchos talleres y que se la debo a Fredy Kofman

3 comentarios:

Pilar dijo...

Tu post me recuerda esas enigmáticas y aparentemente contradictorias palabras de Jesús:
"Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado".
Está hablando precisamente de ser versus tener.
Esos 100 habían comprendido estas palabras... y por eso fueron millonarios. Se cumplen las palabras de Jesús.
Un abrazo

Andrea Brandes dijo...

La gracia parece estar en pasarlo bien haciendo lo que hacemos, lo demás se "nos dará por añadidura".
Yo he decubierto que lo paso super bien escribiendo...te voy a hacer caso, espero que lo demás también me venga por añadidura!

Gabriel dijo...

Me gusta este post, y me quedo reflexionando sobre estas cosas del ser, hacer y tener; y pienso que se nos olvida el ser entre tanto hacer y cuidar lo que tenemos y ambicionar tener mas. Si ni siquiera sabemos de que hablamos con esto de ser, cuando alguien enojado en plena crisis decìa "pero si nadie me habìa enseñado que habìa un yo".
Què es ser, es la pregunta ? de que estamos hablando cuando hablamos de ser .. o no ser ?