20 abril 2006

Los límites y condiciones para aprovechar la diversidad


En un grato almuerzo con amigos, tocamos el tema de la próxima elección del rector de la Universidad de Chile. A mis interlocutores, brillantes académicos de distintas facultades, ningún candidato parecía gustarles. La queja era mas o menos la misma; cada candidato defiende los intereses de su facultad o de su equipo. Las esperanzas estaban puestas en el Senado Universitario, donde si habría una expresión de la diversidad.

Me quedé pensando en que nos lleva a poner nuestras esperanzas en la diversidad.

Lo primero que me surge es que como seres humanos, somos observadores parciales de una realidad que en su plenitud no podemos percibir, y a lo más que podemos acceder es a la aceptación de nuestra limitación como observadores, abandonando la pretensión de nuestro sentido común de que lo que observamos es "la realidad", la pretensión de que somos observadores privilegiados de "la realidad", descalificamos de paso a los que observan "otra realidad". Conversación que a menudo ilustro con la clásica figura de la joven y la vieja

Segundo que nuestra capacidad de acción depende de nuestra capacidad de observar. Siguiendo con el ejemplo de la clásica figura mencionada, nuestras acciones serán distintas si observamos a la joven o a la vieja. En la medida que veamos a las dos, nuestra capacidad de acción aumenta. Por tanto, en la medida que incorporamos observadores distintos, aumentamos nuestra capacidad de accón como equipo,

Hasta ahí,, parece claro, pero me surge el pero. Requerimos como indicábamos, aceptar que somos observadores limitados de "la realidad". Si a un equipo, llámese senado universitario u otro, vamos dispuestos a discutir, a no mirar la visión amplia que nos une, a imponer nuestro punto de vista, a deslegitimar al otro, a suponer intenciones, la diversidad no nos sirve, y podemos sacar la rápida conclusión que es mejor la homogeneidad, donde todos pensamos igual. Funciona en el corto plazo, resulta fatal para desarrollar nuestra capacidad de adaptación en un mundo de cambios acelerados, donde es importante tener la mayor capacidad de acción posible.

Desarrollar nuestra capacidad de aceptar nuestra limitación como observadores y la apertura para incorporar otras visiones es un desafío importante que podemos aprender a cultivar para aprovechar la diversidad




3 comentarios:

Gustavo Jimenez Lagos dijo...

Raul
Genial la presentacion
es TAN dificil "ver" nuestra CEGUERA de OTRAS realidades o realidad precisamente porque somos ciegos
"vemos" "creemos" y "defendemos"
NUESTRA version (valga la redundancia ogoica) como la UNICA O LA MEJOR..."los demas" estan ERRADOS (Oh! divina y fatal ilusion)

Por tanto MI CANDIDATO es el mejor MI 8NUESTRO) programa es el MEJOR, curioso que con MI 8NUESTRO que excluye a los otros) candidatos...me privilegio en los pitutos (¿es esto demasiado grosero?) y curioso que con el OTRO candidato no tengo posiciones, influencias ni pitutos (qué tipo tan grosero y mal educado estaran diciendo que es Señor que escribe esto)

Que CEGUERA (epistemologica) tan rara.!!!

¿Se puede ssacar el mar y ponerlo en un vaso de Agua?

El gran sabio Lao Tse hace como 5.000 años dijo..."El que sabe CALLA...el que no sabe...HABLA"

Gracias Raul

Jose Parada dijo...

Raúl:

El tema que tocas y que para mi se relaciona con la objetividad entre paréntesis (Dr. Maturana), donde lograr adquirir la conciencia de que mis puntos de vista no tienen un carácter universal, va de la mano con una transformación total de ver el mundo y de verse uno mismo - cosa que es muy difícil - Porque siempre estaremos tratando de imponer lo que para nosotros es la verdad.

Otro problema es el relativismo que puede existir detrás de una visión que incluya todos los puntos de vista como validos, yo me pregunto ¿Cómo reglamentamos las cosas? - Esto es algo que no me puedo contestar del todo; Bueno como motivación para seguir reflexionando, te cuento que tuve la oportunidad de preguntarle al Doctor Maturana sobre esto y me dijo que él no postulaba el relativismo y me invito a que tomara en cuenta dos factores en mi reflexión: (que yo los resumo así) el consenso y la ética que existe detrás del concepto de objetividad entre paréntesis.

Yo creo en eso que tu dices "aprovechar la diversidad" ya que para mi se relaciona mucho con otro concepto "la democracia", pero hay que reflexionar mucho porque existen criticas a los modelos que se muestran como ideales - Una cosa más, todo lo que digo del Dr. Maturana son interpretaciones mías en ningún momento me pongo el poncho de figura de autoridad.

Saludos

Pilar dijo...

Más que la diversidad, que es obvia, ojalá tuviéramos la amplitud de criterio para respetar y fomentar esas diferencias que nos benefician y enriquecen a todos. Son pocas las personas que tienen la capacidad de escuchar a otras diferentes... la competencia en que estamos inmersos siempre quiere imponer, o cree perder...
Escuchar... reflexionar... acoger, aunque no compartamos lo mismo, esas características son las del verdadero líder, sobre todo en una universidad, y por eso merece el título de rector. Rector de las diferencias, no para uniformar, sino para ampliar, universalizar y, sobre todo, humanizarnos.
Saludos