11 octubre 2005

Los curriculum con la historia de nuestros fracasos

Leonardo Maldonado en su blog Resiliencia Estratégica escribe sobre la necesidad de fracasar, el que no ha fracasado, es un indicador que no se ha atrevido, y ese es hoy un pecado mortal, donde la innovación es una clave de la competitividad. Cita a Tom Peters "Premia Fracasos Extraordinarios, Castiga Éxitos Mediocres"

Me surge la idea que a futuro en vez de presentar curriculum vitae, con nuestros estudios e historias de éxito para postular a un cargo, presentaremos las historias de nuestros fracasos, como hemos aprendido de ellos y como nos hemos recuperado de ellos. Es la necesidad de aprender y enseñar resiliencia como habla Leonardo Maldonado, la posibilidad de convertir nuestros dolores en nuestros maestros, maestros de resiliencia.

Creo que la mejor expresión de la posibilidad de usar nuestros dolores como oportunidades para el futuro, está en el poema de Thich Nhat Hanh que nos regala Leonardo

"Las lágrimas que derramé en el pasado,
se han convertido en lluvia
que riega suavemente
mi jardín de hoy."


6 comentarios:

Leonardo Maldonado dijo...

Honrado de ser citado en su blog.

Para que lleguemos a hablar de nuestros fracasos con tal soltura, vamos a requerir como sociedad soltar el juego de querer estar en el bando de los winners

Raúl Herrera L. dijo...

Gracias Leonardo.

Creo que en lo que dices, está el meollo del proceso de aprendizaje que mencionas, superar el modelo mental que presume que es posible ser un winner sin aceptar e incluso agradecer los dolores del aprendizaje.

Aceptar nuestra sombra como requisito para la luz.

Es apasionante ver como una encuesta muestra a Mandela como el dirigente que el mundo quiere, una persona que pasó una parte importante de su vida en prisión. Pudo ser un winner dado que aprendió de su dolor anterior.

Maria Isabel Rojas dijo...

Bonito post Raúl, también tu diálogo con Leonardo Maldonado, estas conversaciones aportan a nuestro crecimiento, nos agregan valor.
Saludos

Jota dijo...

O... lo que no mata fortalece.

Iván dijo...

Interesante blog, mis felicitaciones....

En relacion al tema, "..Me surge la idea que a futuro en vez de presentar curriculum vitae, con nuestros estudios e historias de éxito para postular a un cargo, presentaremos las historias de nuestros fracasos, como hemos aprendido de ellos y como nos hemos recuperado de ellos."

Emprendimientos fallidos involucran caer a nuestro temido DICOM, (que viene a ser el Torquemada de la Inqisición), y tratar de salir de ahi, o postular a un empleo, es mejor olvidarse...Debes tratar de buscar nuevas oportunidades, perserverar, para salir adelante...

Me imagino la impresión de un seleccionador de personal, leyendo mi curriculum,mi dicom y como lo he ido solucionando, despues de un emprendimiento fallido.

En todo caso, ya no necesito una pega, tengo un nuevo negocio, doy trabajo a tres personas. Dicto clases de emprendimento, de gestion de empresas y de generación de empresas. Y sí me atrevería a contrar personas que lo han intentado, y que han fallado...que esten en dicom, por que se atrevieron a hacer algo diferente..no por frescos...eso es otra cosa..

Prepararé un curriculum con la historia de mis fracasos, y lo enviare a ver que pasa.....Pagaria por ver la cara del que lo lee....

Saludos y regresaré...

TEZA dijo...

la vida y el medio que me contamina me ha enseñado a aceptar los exitos como buenos y los fracasos como malos. hace poco tuve un fracaso y la verdad siento que mi vida a cambiado, pero ahora me estoy levantando de esto y al leer este art. m parece increible lo que hace el cambio de vision.