10 octubre 2005

Los ejecutivos como malabaristas chinos.


Es frecuente escuchar a ejecutivos agobiados que comparan su actividad con la de un malabarista chino que mantiene en el aire múltiples palillos.

La comparación es adecuada ya que un ejecutivo no puede darse el lujo de desatender múltiples aspectos de su organización, aspectos internos tales como relación con sus accionistas, relación con ejecutivos, con sindicatos, con la situación financiera, las ventas, etc., así como aspectos externos, relación con clientes, tendencias del mercado, tendencias financieras, relación con el medio ambiente, etc.

Y si algo es claro, las demandas aumentarán en el futuro, el ejecutivo cada vez mas requiere ser un experto en manejar simultáneamente múltiples aspectos. No puede ser buenos líderes si privilegian sólo un aspecto de la organización cómo tienden a hacerlo los expertos

Conversando con un ejecutivo, concluíamos que la diferencia puede estar en el ánimo del ejecutivo vrs el ánimo del malabarista. Si miramos al malabarista, parece estar disfrutando de lo que hace, en cambio si miramos gran parte de los ejecutivos, la sensación es de agobio. Desde el agobio, la posibilidad que se le caiga algún palillo es más alta.

La conclusión parece ser simple, si un directivo requiere ser un malabarista manejando múltiples variables al mismo tiempo, requiere hacerlo desde el placer, no desde el agobio. Una importante habilidad a desarrollar.

2 comentarios:

Leonardo Maldonado dijo...

Para que sea desde el placer, el gerente tiene que abandonar la ilusión de control y disfrutar de la inpermanencia... es decir tiene que aprender a danzar con la era de la caducidad

pipe dijo...

y q' pasa si hay palillos que el ejecutivo, no le gusta mantener en el aire... se puede compartir con alguien más el ser ejecutivo??
No será mejor, a veces, hacer 3 cosas bien que 5 mediocres...