12 diciembre 2005

"Se me olvidó la vida por ser alguien"


Así titula la Revista del Sábado de El Mercurio, el reportaje que hace sobre Carlos Abumohor, forjador de una de las mayores fortunas del País.

En el reportaje, hecho a los 84 años, nos muestra un personaje que para todos los estándares corrientes ha tenido gran éxito, sin embargo, al mirar retrospectivamente, no está satisfecho con los costos que ha pagado en su vida personal y familiar por lograr ese éxito. El resultado ha opocado el proceso

Sin embargo, en la entrevista se percibe lo que para hoy Carlos Abuhomor considera vivir; el contacto con la naturaleza, vivir sin apuro -no usa celular- , que le incomoda lo suntuoso, su necesidad de hacer algo por los otros, entre otros puntos

También la entrevista nos da pistas sobre el proceso que lo hace ser hoy una persona que hoy vive y disfruta la vida; el estimulo de querer superar su pobreza, un rechazo a la hipocresía -indica sus robos para comer y sus visitas a los prostibulos de la época-, su afán de crear negocios para ayudar a su comunidad, -el estadio y el banco- , la poca importancia que le asigna al dinero, su cercanía a un Dios que lo siente en todas partes, no tener miedo a la muerte, entre otros puntos

¿Detrás de que exitos andamos que podemos perder el vivir la vida?BYORES FORTUNAS DEL PAÍS:

5 comentarios:

Gabriel dijo...

Me interesó saber mas de este Abuhomor. Gracias.

Andrea dijo...

Qué es el exito?
es dinero?, fama, poder?, amor?, qué realmente es que lo deseamos tanto?,
si cuando estamos en el Umbral de la vida, en una situación límite, como un accidente inminente lo primero que recordamos no es la cuenta bancaria, ni el proyecto que hice muy bien. Si no que de nuestro hijos, del amor de nuestros seres queridos, del minuto más feliz que tuve, donde realmente estuve presente.

Raúl Herrera L. dijo...

Gracias Andrea

Al final del día, me quedo con la sensación que éxito es la satisfacción conmigo mismo y con mis actos, donde he sido coherente conmigo y mis valores

cariños

M.Cristina Carafí dijo...

Para mí, el éxito es estar en contacto con la vida, con mi vida. No perderme de vista y tener plena conciencia del camino que pisan mis pies. No importa la meta, lo importante es la calidad del camino recorrido.

Iris dijo...

Raúl, me impactó mucho esta nota, sin embargo, me trancaba, al querer comentar.

Se me ha ido tanta vida entre las manos, no buscando el éxito laboral o material, sino la felicidad en lo personal, pero igual no vivía el día a día, igual corría tras lo inalcanzable, depositando en otros mi sueño de ser feliz.

Al leer tu post de hoy, sobre el tiempo realmente vivido, recordé éste y además se me vino la idea, de tanto espacio/tiempo pasado "en banda". Justamente, el tiempo perdido ha sido aquel de repetir las fórmulas fallidas, de negarme a ver otras posibilidades, de no aceptar mis fracasos.
Hace algún tiempo, vengo disminuyendo la loca carrera y comienzo a visitar "mi cuaderno" cada vez con mayor frecuencia. Escribí un poco de eso, en mi nota Cotidianos Encantos.

Gracias nuevamente, Iris