28 abril 2005

Lo que me faltó en el debate de las candidatas contra los medios

Vi el debate y durante el día he ido articulando mi incomodidad con algunos aspectos.

1. Mas que un debate entre candidatas vi un debate con los medios que marcaron la pauta a los políticos. Me hubiese gustado que los políticos marcaran la pauta, que a través de poner temas que vayan mas allá de las preguntas, mostraran su liderazgo.

2. Creo que la emergencia de dos candidatas mujeres y el fervor emocional que generan tiene que ver con un cambio de paradigma que ellas encarnan. En el paradigma actual, el presidente es el rey todopoderoso que tienen todas las respuestas y soluciones, -un papá-. En el nuevo paradima el presidente es el articulador de lo que el país quiere, -una mamá-. Los periodistas preguntaron desde el paradigma del rey, pidiendo soluciones y ellas contestaron desde ahí, a lo mas dijeron que habría dialogo, me hubiese gustado, si estoy en lo cierto del nuevo paradigma, que dijesen que se comprometen a buscar los consensos que el país requere para enfrentar los problemas. Por ejemplo el tema de los impuestos es una conversa que viene sólo después de generar el consenso del tipo de salud, educación, equidad, etc que queremos. Es un tipo de liderazgo al que Ronald A. Heifetz director del programa de liderazgo de Harward, llama liderazgo adaptativo, para diferenciarlo del liderazgo técnico que es el que tiene las respuestas.

3. Me hubiese gustado que le pidieran a los periodistas que respetaran su vida personal, podrían decir que el que se busque ese espacio para descalificarlas les causa dolor, y que invitan a no hacerlo, por la calidad de la política en Chile. Necesitamos respetarnos, no descalificarnos para construir el Chile que queramos y eso lo hacemos cuidando nuestras conversaciones

3 comentarios:

Alvaro Valderrama dijo...

Me gustó tu visión de papá-rey y mamá-articuladora. Me abre una mirada distinta.
Una visión articuladora de "lo que el país quiere" supone una suma de lo que cada uno de nosotros quiere, lo que yo quiero. Pero no como un 'dame-lo-que-te-pedí' sino de 'déjame-hacer', de dar las condiciones para hacerme cargo de un pedazo de Chile.
Tengo la sensación de que el mundo finalmente nos va a dar alcance (que está llegando a la isla que éramos) y los ciudadanos de nuestro país tendremos que hacernos cargo de nuestras vidas. Se están acabando las entradas para mirar el espectáculo, sólo van quedando para jugar.

mary dijo...

creo que es unn muy buen articulo

Josefina Lira dijo...

EL DEBATE SOBRE LA IGUALDAD
que sostuvieron las candidatas y el candidato en el día de ayer en Casa de Piedra permite abrir esperanzas:
Primero,en relación a que los chilenos nos podamos encaminar a ponernos de acuerdo en aspectos que son esencialmente éticos y que debieran identificarnos como país más allá de la autoimagen de éxito en nuestra inserción en los mercados internacionales.

Segundo,Bachelet reforzó la importancia del "diálogo" como acuerdos y formas de participación que el país necesita,a la vez que les otorga valor frente al presidencialismo extremo que nos caracteriza reforzando democraticamente las propuestas que puede tener un Presidente.

Tercero,los enfoques sobre "el chorreo" tendran que dar paso a un debate serio sobre "redistribución". En educación no lograremos un salto que garantice chilenos y chilenas creativos e innovadores con las diferencias de recursos que se destinan a los niños de la educación municipalizada con 350 mil pesos por año que financia el estado, versus, los dos millones que cuesta un niño en el Grange,como colegio del sector privado (ver Revista del Sábado del Mercurio sobre las escuelas en Chile).

Cuarto; Hay un vacio en el enfoque de Michel Bachelet al no invitar a los jovenes a participar con sus derechos ciudadanos en la lucha contra las desigualdades sociales, a la vez que no los menciona con propuestas concretas en relación a los problemas de desigualdad que le son propios.