26 julio 2005

Expectativas, y sufrimiento. Intereses y Juicios

Este artículo ha sido extractado de COCREAR, escrito por Pablo Buol, que me pareció poderoso y de interés para compartir.

Del diccionario

EXPECTATIVA: (Del lat. exspectatum: mirado, visto)
1. Esperanza de realizar o conseguir algo. || 2. Posibilidad razonable de que algo suceda.

Otras interpretaciones

"La angustia está relacionada con las expectativas y se suprime eliminando las exigencias."
Humberto Maturana

"El logro es, ante todo, el producto de la constante elevación de nuestras aspiraciones y expectativas."
Jack Nicklaus

Expectativas y sufrimiento.
Las expectativas sobre lo que esperamos que suceda son una de las principales fuentes de inefectividad y sufrimiento con que nos enfrentamos las personas, tanto en nuestro ámbito laboral como en el personal.
Cuando no sucede lo que esperamos, generalmente somos presa de enojos, resentimiento y frustración.
Por otra parte, nuestras expectativas son también las que nos dan la posibilidad y motivación para trabajar en pos de los resultados que son importantes para nosotros. Sin ellas seríamos presa de la resignación, el desgano, la indiferencia.
Por lo tanto, la cuestión no está en suprimir nuestras expectativas, sino en aprender a generar expectativas efectivas.

Expectativas e intereses.

¿Cómo surgen nuestras expectativas? En principio surgen a partir de nuestras necesidades e intereses.
Entonces, podemos comenzar a re diseñar nuestras expectativas, cuestionando los intereses que le dan origen: ¿Qué es lo que realmente me importa? ¿Es un deseo propio, o impuesto por otros (sociedad, costumbres, etc.)? ¿Son expectativas legítimas o son exigencias irracionales?

Expectativas y juicios.

Las expectativas no surgen sólo a partir de nuestros deseos, sino fundamentalmente, a partir de nuestros juicios (opiniones, creencias) sobre lo que es posible o lo que "debería ser".
Esta es una de las principales áreas de intervención del Coaching Ontológico, cuestionando con respeto las interpretaciones y opiniones que nos producen inefectividad y sufrimiento, para encontrar interpretaciones más generativas, que nos lleven al logro de resultados efectivos, con bienestar.

Si careces de expectativas, ningún resultado será un FRACASO. Y...
Si careces de expectativas, ningún resultado será un ÉXITO.
Por lo tanto...
La cuestión no está en suprimir tus expectativas, sino en aprender a generar expectativas efectivas.

3 comentarios:

Gabriel dijo...

Imagino que caminamos sumergidos en el agua hasta la altura del pecho y nuestro campo visual solo ve lo que está sobre el agua; este tema que hablas hace necesario sumergirse y mirar las cosas que apsan bajo el nivel del agua.
Me gustaría saber como influye en nuestra calidad de vida y sufrimiento, las espectativas generadas por nuestra formación católica y su correspondiente generación de culpa.

Anónimo dijo...

Gabriel: el trabajo es tuyo, no pidas respuestas externas, fuera de ti. Revisa el origen de tus expectativas a la luz de este post.

Carolina

Marsot dijo...

Estimado Don Raúl:

Me podría definir el tèrmino Ontológico, me he topado mucho con esa palabra pero me interesaría que me lo explicara si es posible con peras y manzanas porque he leido definiciones que son un poquitín complicadas de entender. Desde ya muchas gracias.