02 noviembre 2005

Rompiendo paradigmas para innovar


Enterrar cachos de vaca fértil, rellenos de guano fresco con la hierba diente de león, es parte de la receta que la biodinámica tiene para generar vinos de óptima calidad, según nos reporta la Revista del Campo

Y según nos reporta la revista, un empresario se atreve con esta receta e invierte, apostando a tener alta rentabilidad. El atreverse es una decisión personal, superar miedo al fracaso, al ridículo, etc. Como hemos dicho para generar valor, es necesario tener valor.

Es frecuente que el tema de la innovación en las empresas se asocie a determinados cargos, estrategias, productos, mercados, no basta con la observación "objetiva", también requerimos la dimensión cultural, y la dimensión personal. En este último, el valor, la perseverancia, etc. características asociadas al innovador en si mismo tienden a estar ausentes en las conversaciones sobre innovación. El artículo de Carlos Vignolo en la revista desafío, la innovación como forma de vida, es un buen aporte a esta mirada.

Creo que el ejemplo de la biodinámica aplicada a la producción de vinos, podría ser un caso importante para los videos de paradigmas de Joel Barker. En uno de ellos nos habla, 15 años atrás, de los autos híbridos, en otro mas reciente aparece como ejemplo el sistema previsional de Chile, y la bacteria que produce la úlcera, aspecto que significó el último Nóbel de Medicina. Entre otros ejemplos de cambios paradigmáticos, muestra que estos van contra el conocimiento experto prevaleciente, y la incomprensión y ataques que reciben estos innovadores. Nuevamente el tema del valor.

Por cierto, en este último video acerca de paradigmas aparece un nuevo arbusto que reemplazaría a los árboles para fabricar celulosa. ¿Nuestros ejecutivos de la celulosa estarán al tanto?

2 comentarios:

Jota Muga dijo...

Raúl, "me gustó" el artículo... hay un sociólogo muy potente para mi -Pierre Bourdieu- que escribía en La Distinción sobre el cultivo histórico de los gustos. En otras palabras, puedo inferir por lo que dices, que el gusto de la nobleza se puede cultivar. Y también se me ocurre que mucho hacerle caso a los gustos, dada la historicidad que tienen, se puede constituir en un acto de inautenticidad (o el síndrome de la oveja en el rebaño)

Así que Ojo!!! con los gustos, no son inocentes.

Raúl Herrera L. dijo...

Gracias, me gusta eso del cultivo histórico de los gustos